Inicio > Poesía > UN SUEÑO EN EL PARQUE DE LUXEMBURGO

UN SUEÑO EN EL PARQUE DE LUXEMBURGO

Richard Aldington

 

 

Hace nueve años, la editorial Bartleby tuvo el grandísimo acierto de publicar, en edición bilingüe, uno de los libros de Richard Aldington, ‘Un sueño en el parque de Luxemburgo’.

Además de la precisa introducción que Eduardo Moga hace para situar al lector en el contexto en el que surge el Imaginismo, da muchas de las claves para entender el porqué de la importancia de libro (las influencias de Aldington, la estructura del libro, la alternancia de planos, la importancia de lo onírico en el texto…). Y, por supuesto, subraya por qué el libro es una rara avis dentro del panorama Imaginista.

Aquí dejo las dos primeras partes del libro.

 

xxxxxI

Hay mucha gente que desprecia al que sueña despierto;
yo mismo tengo un amigo, un amigo culto, de sonrisa triste,
que lo considera una enfermedad heredada de Rousseau,
aunque dudo de que mi culto amigo haya estado nunca
realmente enamorado,
con un amor que robe el sueño y el apetito, que huna a Roma en el Tíber.
Pero no le hagáis caso. Voy a contaros mi sueño,
porque ¿quién puede estar enamorado en París, en junio,
y tener a la mujer de sus desvelos lejos, en otro país,
sin soñar despierto bajo los árboles del Luxemburgo?

De tanta emoción que siento,
me tiembla la mano al escribir,
y tengo tantas cosas que decir
que apenas sé por dónde y cómo empezar;
así de difícil es ser razonable
cuando se está loco de amor.

 

 

xxxxxII

Cuando menos lo esperaba, sucedió el milagro:
vi a una dríade, encarnada en un cuerpo de mujer,
sentada frente a mí…
Y Amor me atravesó el corazón, con herida que aún palpita.
Digo bien: el Eros de los coros de Eurípides,
el Amor del que habla Catulo,
me tenía en Su poder; ese Amor que vio Peire Vidal
cabalgando por los campos de Provenza una mañana de primavera.
Y es muy cierto, como sabían los antiguos y los poetas románticos,
que el amor es algo que surge de pronto y se clava en las entrañas,
y deja un dolor, como una herida, en el costado izquierdo.
Sólo pasé cuatro días a su lado,
en un permanente estado de confusión,
porque tenía muchas razones para no volver a amar
y muchas más para no amarla a ella.
Luché, pues, contra mi amor, e intenté ser “honorable”,
pero me sentía tan desgraciado y con tal angustia
que me creía sumido en esa oscura noche del alma
que los místicos conocen bien, cuando sufren la ausencia de Dios.
Sin embargo, en algún momento del segundo día dejé de combatir
y me entregué a la felicidad de estar junto a ella;
cruzamos una mirada fugaz, y en ese instante
vislumbré la más sublime de las mentes:
el agua contemplaba a su Dios y se ruborizaba.
Yo era el agua y ella era mi Dios.
Entonces comprendí que los Dioses me habían regalado
una dríade risueña, de pelo encrespado como una encina
y ojos que parecían inmortales.
Me dije: “Esto me causará mucho dolor,
porque estoy seguro de que no me amará nunca.
¿Qué es un amante más para ella,
que debe de tener ya a tantos dispuestos a ofrecerle su devoción
y sus inigualables personalidades, a cambio de sus atenciones?
Sin duda me considera un patán o un idiota,
porque no respondo, o tartamudeo, cuando me habla.
Pero ¿quién puede oponerse a la voluntad de los Dioses?”.

 

 

 

Aldington, Richard. Un sueño en el parque de Luxemburgo (Trad. Eduardo Moga). Madrid; Ed. Bartleby, 2004.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: