Archive

Archive for 31 octubre 2013

TIEMBLA, PALABRA

Tiembla, palabra 1

 

Esta noche, en la Asociación Artísitca y Cultural ‘La Azotea’ se celebrará la noche del alboroque con una lectura de microrrelatos de miedo.

Además, si vas y lees un microrrelato de miedo, te invitan a una bebida.

Yo, de vosotros, iría.

 

Tiembla, palabra 2

 

El cartel del evento es de Cristina Morano.

Ah, y si os estáis preguntando qué es la noche del alboroque deberíais investigar un poco, así podríais cerrarle la boca a todo aquellos que celebran Halloween…

 

EL VENENO Y LA PIEDRA

El veneno y la piedra

 

 

NOS CONFRONTA áspero
acaricia despacio los hombros
baja hasta las rodillas
como si nunca lo hubiéramos
inventado y en vez de ello
el dolor descubre el invierno
embozado en los huesos
y nosotros recibimos su queja
y escribimos su viaje

 

 

 

SENOS desgarrados
que acarician barbas de bosque
nacidos
del cieno colosal de la memoria
de ceniza amontonada

 

 

 

EN UNA mirada
desde el cortejo
todos los lugares del dominio
son bordes o acantilados
el deseo ocupa el cielo
y luego cae
vienes de lo que has sabido
coser a la noche
redes de la infancia

 

 

 

YA ES un ángel por
por error
los que esperaba
liban de su fisura

mira morir
mira dejar hacer
jornada tras jornada

 

 

 

EL COLOR de los vitrales
la única evasión
mientras el suero gotea
a la izquierda la caricia del sol
y la risa obscena

 

 

 

EN la campana
busca la copa
en el fiel
el peso
más acá
la nervadura
en el pulso
adelgazado
su transparencia

 

 

 

DECIR “dos cuerpos”
patria en el otro talle
que hinca
como una bandera
una rara imagen
y así el aliento y el peso
el veneno y la piedra

 

 

 

ALGO DE PAÍS tiene
el voluntario errar
sin morada
su solemne festín
que a voluntad come y bebe

 

 

 

PERSISTE EL EMPEÑO en su nada
pero hay medios de permanecer
del lado
que invita al cese
de ofrendarse sin nadie

 

 

 

¿QUÉ HILAN entre sí los días?
Mortaja o capullo
obligan a cambiar el sentido
del camino y su noche
Miento si digo que no he aprendido
pero miento igualmente
si digo que ya sé.

 

 

 

 

Lentini, Rosa. El veneno y la piedra. Barcelona; Editorial Icaria, 2005.

 

DANIEL LEBRATO

Daniel Lebrato

 

 

LOS MÍOS

Si se burlan será porque no me conocen.
París, ocho de mayo del cuarenta y cinco.
Vuelan la penicilina, la vanguardia y las canciones.
Risas y escotes internacionales saludan a la cámara.
Juntos han conocido el miedo y los piojos.
Entrar en la asamblea no era un juego, camaradas,
ni la lucha de clase. Burgueses por destino,
lo que sigue es el final de su propia burguesía
y a ver cómo se lo decimos a papá.
Elogian mi corbata, se fuman mis cigarrillos.
Y los tuyos, qué tal, chaval. Son los míos.

 

 

 

TODO A CIEN  -extractos-

00 Años, votos, monedas, cuentos, versos, todo a cien, elecciones generales, maneras de contarlo.

 

15 Manual de campaña: a unos la tierra y a otros la mierda, bienaventurados.

 

16 En aquel tiempo pidió el carné, se hizo la foto con Dolores, emigró al partido mayoritario y se salió tanto que todavía lo busca la Interpol.

 

29 De las obras públicas, le encantan los detalles del cojín y la tijera, coleccionar los recortes de cinta roja y amarilla. Dedicaba esas labores a su madre: mi niño, mujer, que no servía para nada.

 

30 Alcohol y tabaco le pasaban factura. Demasiado depender de los otros. Demasiada vida social. Para acostarse a las nueve, se le ve últimamente mendigando un escaño al parlamento europeo.

 

31 Por épocas reaparecía en mi buzón increíblemente rejuvenecido entre la propaganda y las cartas. Yo evitaba mirarle a los ojos al tirarlo a la basura y le deseaba como papel reciclado.

 

40 Bajan de coches que no son suyos y un jardín se insinúa en sus andares. Te dirán guapo, muchacho, chiquillo a tu edad. No las quieren en el barrio pero alguien las quiere. Suben en coches que no son suyos.

 

42 Pidió una cosa normalita. Pagó con Visa. Se despidió de mí hasta las siguientes erecciones generales.

 

48 Mujeres, negros, maricas o ciclistas: entre cuotas y obamas y orgullos y carriles, milenios llevamos que los últimos serán los primeros.

 

49 Derecho al voto da uno en abstenerse de cuanto está por ver al otro lado de la edad que llaman dieciocho.

 

59 Autor de su propio libro de texto, sacaba un sobresueldo imponiendo aquel mamotreto a generaciones de estudiantes. Aquí les pongo, aquí les digo. Se jubiló don Aquiles.

 

72 En la Ruanda del cólera, telediario de las tres, un niño iba a ser enterrado vivo cuando en un toque de nuestro mando a distancia, telediario de las nueve, se vio que el niño respiraba y fue noticia con pantalla súper plana y repetición de las mejores jugadas.

 

73 Hijos o nietos del mayo del 68 quieren verse por mayo marineritos y monjas de comunión. Evitan por mayo sus padres madres la acera de las iglesias, se fatigan por mayo en teologías de andar por casa y acaban pagando, en efectivo o con tarjeta, por mayo el silencio de los traidores.

 

75 No exagerar conviene, querido Paco, esa noche desde la Puerta de Brandenburgo ni tu alegría internacionalista en la foto cogiéndole a una niña su par de tetas como si nadie por Alexander Platz.

 

96 Foto de generación. Después se dijo rompan filas y sálvese quien pueda.

 

 

 

Lebrato, Daniel. Elecciones generales / Todo a cien. Sevilla; Ed. SIM libros, 2009.

 

CHRISTIAN LAW PALACÍN

Christian Law Palacín

 

 

DOBLE INVIERNO

Extraño es que la nieve dé plenitud al frío.
Pero aún lo es más que el blanco boreal
desentierre el pasado. Una mañana
regresa y un invierno en un jardín
inglés y, netamente, los juegos y las voces
de algunos que hoy ya han muerto
rompen el aire. La constancia
del vivir, aun tan frágil, tenía en el olvido
aquella nieve. Vuelve
ahora en esta otra, y es muy honda
la tristeza por ser inesperada.

 

 

 

NORMANDÍA

Julie, con un instante debería bastarnos:
los dos en la escalera riendo hacia la lluvia.
(Es como Normandía,
dijiste en un idioma apagadizo
al sentir el nublado sobre el rostro.)
¿No es esto suficiente? ¿Es más perfecto un sueño?
Cuando arrastren tormentas
los años, ¿imaginas
en tan breve aventura hallar refugio?

 

 

 

MADRE

En las tardes oscuras y difíciles,
cuando pienso que no podré acabar
sin lágrimas ninguno de mis días,
y siento cómo crece con las horas
y cómo es insalvable la distancia
que nos separa, y nada me hace fuerte,
ni siquiera el amor de quien más quiero,
sólo busco el descenso de la noche
sobre mí con tu cuerpo y que tu abrazo
me entregue todavía ese universo
en el que no ha triunfado aún el frío.

 

 

 

LOS MIEDOS DE LA ESPECIE.

Te llegarán, mi amor, como los lobos:
invierno, fronda, aprisco, a cielo abierto…

 

 

 

Law Palacín, Christian. Algo menor que el corzo. Valencia; Editorial Pre-textos, 2009.

 

CUENTOS SIN HADAS

Cuentos sin hadas

 

 

CAPERUCITA ROJA

Caperucita
con falda corta
en los ojos del lobo

el lobo
con destreza
maniobra su ganzúa
mientras
ruedan manzanas desde la canasta

días después
vuelven al bosque para mantener el cuento

 

 

 

LA SIRENITA

Enfiestado
el capitán acaricia a Sirenita
pero su cuerpo lo desconcierta

de modo que
la levanta por la cola
y le corta la cabeza

y
con el mismo cuchillo
la desescama bajo el sol

 

 

 

EL GATO CON BOTAS

El gato se deja de cuentos
y empuña el látigo

suenan cintarazos

acto seguido
el Marqués de Carabás
sin chistar
relame el cuero de sus botas

 

 

 

EL PATITO FEO

El pequeño pato inclina la cabeza
sobre la superficie del lago
y se contempla

un eco de risotadas apresa su mente

palidece
temblequea

cuenta hasta tres
y se zambulle hasta el fondo
con una piedra atada a su cuerpo

 

 

 

HANSEL Y GRETEL

Solos
en el bosque
hallan la casa de chocolate

Gretel se embadurna toda
Hansel
no le quita la mirada de encima

y en silencio
se muerde la lengua

 

 

 

LA LIEBRE Y LA TORTUGA

Suena el silbato
y la liebre deja una estela de polvo

corre
da la vuelta a la granja
y se aproxima a la línea de meta

divisa a la tortuga sobre la misma
y da por perdida la carrera

su rival permanece inmóvil

 

 

 

Laignelet, Sergio. Cuentos sin hadas. Islas Canarias; Colección Tres Orillas, 2010.

 

VIDA Y MILAGROS

Gabriel Insausti

 

 

APUNTE

Una tarde en Los Cárabos.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSeptiembre.
Los cuetos, las gaviotas, el orbayu
como un velo de gasa en el paisaje.
Todo reunido, afín.
xxxxxxxxxxxxxxxxxTodo perfecto
salvo que a ti, qué lástima, te falta
la ciencia necesaria –la inocencia
para no estropearlo con tus versos.

 

 

 

CONDICIONES

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Amaia

Que estemos tú y yo aquí.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxQue, poco a poco,
se apague la ciudad en un paisaje
de rumores lejanos.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxQue mis labios
encuentren en los tuyos su respuesta
como un buque que avista el salvamento
en medio del naufragio.

Que vea frente a mí tu rostro
resuelto, innegociable,
idéntico a ninguno de mis sueños.

Que no exista otro tiempo ni lugar.
Que no te pueda confundir con un poema.

 

 

 

ADMONICIÓN

A menudo sucede que un momento
–un aroma, un lugar, un rostro hermoso–
te distrae de ti mismo y de las cosas
que componen tu vida.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxDe pronto, como un niño
que por primera vez mirase el mundo,
se iluminaba ante ti lo que era oscuro
y sientes que esa gracia, que creíste perdida,
bien pudiera ser cierta y te prometes
no dudar nunca más.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxAunque te digan
que nada dura el brillo de un instante,
que es escasa esa luz, que vale poco
su alegría de anécdota imprecisa,
tú no hagas caso.
xxxxxxxxxxxxxxxxOlvida cuanto has sido
y júzgate dichoso de haber gozado, al menos,
ese tesoro efímero.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxAprovecha.
Deja que viva en ti.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxSabes que nada
te podrá devolver, por más que quieras,
la pura claridad de este momento.

 

 

 

LECCIONES DE ASOMBRO

Aquel cerezo,
¿es el mismo o es otro
cuando lo digo?

 

¿Quién se ha olvidado
la hermosura que encuentras
por el camino?

 

De orilla a orilla,
el vuelo de la garza
dibuja un puente.

 

Dónde has estado,
empiezas a saberlo
cuando regresas.

 

Acaso eres,
después de tantas cosas,
lo que te falta.

 

 

 

Insausti, Gabriel. Vida y milagros. Valencia; Editorial Pre-textos, 2007.

 

TREMENDA LA BANDA

Ruibal 'Quédate conmigo'

 

Ruibal 1

 

Ruibal 2

 

Ruibal 3

 

Ruibal 4

 

Ruibal 5

 

Ruibal 6

 

Ruibal 7

 

Categorías:Música Etiquetas: , ,
LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más