HIELO SECO

.

la única certeza

Yo sé que hay un árbol que me espera en algún bosque.

.

.

.

.

.

regrets

Ojalá perdonar a los vivos fuese tan fácil como perdonar a los muertos.

.

.

.

.

.

hotel sweet hotel

Pisar moqueta es pisar tierra de nadie. La felicidad vive en habitaciones de hotel. En las habitaciones de hotel se ordena la vida.

.

.

.

.

.

salitre siete

En mi casa el silencio se abría paso entre el silencio mismo, la luz no encontraba obstáculos, tampoco la lluvia. Mis manos no detenían nada, en mis manos no cabía el silencio, la luz, ni la lluvia.

.

.

.

.

.

souvenir del vértigo

A veces me acuerdo de cosas que nunca pasaron, y esos recuerdos me hielan la sangre.

.

.

.

.

.

beckett, mon amour

Cuando vivía en casa de mis padres, todo aquel que entraba en mi cuarto me preguntaba si aquel viejo era mi abuelo. Y yo decía que sí.

.

.

.

.

.

un bocado a media mañana

Voy a lanzar esta media manzana al paraíso, por si queda alguien allí.

.

.

.

.

.

la trampa del ruido

Hay días bellos y aterradores. Brillantes, veloces y ruidosos como plateadas panzas de aviones. Y ninguna música es capaz de acallarlos.

.

.

.

.

.

días de astronauta

Una tierra ajena y ningún propósito.

.

.

.

.

.

escala de richter

Te despides con un abrazo sísmico. Búscame mañana entre los escombros.

.

.

.

.

.

que entre la lluvia

Olvidé hacer la cama y teñirme el pelo. También olvidé la palabra níspero. Es abril y tengo frío. No pienso defenderme.

.

.

.

.

.

los días, las cosas

Hay días en que las cosas, juntas, parecen un tesoro. De una en una, nada.

.

.

.

.

.

devuelta

Sin corazón, sin valor, sin cerebro. Descalza.

.

.

.

.

.

el mal del matemático

Cuando los días sin sol sólo sirven para calcular la frialdad de algunas palabras.

.

.

.

.

.

demasiado silencio

A veces me gustaría que la luz hiciese ruido. No que me hablase, sólo ruido.

.

.

.

.

.

calles poco transitadas

La luz sobre las cosas, nombrándolas, despertándolas.

.

.

.

.

.

extrañas compañías

Si me quedo sin este dolor, ¿me quedo sin nada?

.

.

.

.

.

un dolor razonable

Nostalgia de no haber vivido en una ciudad y pensar que ya es demasiado tarde para hacerlo.

.

.

.

.

.

intentar no volver a arruinar algo hermoso

El deseo sincero de volver a ver a un amigo, viajar durante horas y al llegar el momento del encuentro, buscar una excusa, no ir.

.

.

.

.

.

el corazón del mono

Tener la certeza de que uno es otro después de contar su vida.

.

.

.

.

.

sweet dreams

Pensar, al meterte en la cama, en cuántas personas se alegrarían de tu muerte. Contarlas con los dedos, dormirte pensando en ellas.

.

.

.

.

.

por definición

El beso, es inevitable o no es.

.

.

.

.

.

la joie de ne pas savoir

Alguien dijo que la felicidad sólo se encuentra en uno mismo. No se me ocurre nada más triste que saber dónde acaba uno mismo.

.

.

.

.

.

escapa si puedes

Saber que todo lo que brilla es espejismo. Y, aún así, no poder dejar de mirar.

.

.

.

.

.

el año del caballo, dicen

La felicidad se parece mucho a no tener planes ni retos por cumplir. A dejarse mecer como quien hace el muerto en la orilla, procurando no arañarse demasiado con los erizos.

.

.

.

.

.

tener la posibilidad de

Libertad no es sinónimo de tener capacidad de elegir, sino de que nada ni nadie nos impida la posibilidad de elegir.

.

.

.

.

.

cuando todo es cansancio

Recordar aquellas palabras del viejo Sam, cuando decía que lo único que tenía en contra de la muerte era no poder disfrutarla. Entonces, atarnos una etiqueta con nuestro nombre y descansar durante un rato de la soledad y de la estupidez que nos rodea.

.

.

.

.

.

perspectiva en ayunas

Si los sentidos nos engañan, entonces, ¿este vacío, este crujir de ramas rotas bajo el esternón, es mentira?

.

.

.

.

Bono, Isabel. Hielo seco. Sevilla; Ed. La Isla de Siltolá, 2015.

.

MAQUILLAJE (LETANÍA DE PÓMULOS Y PÁNICOS)

.

Si Roberts hubiera hablado
entre aquel naipe de su vida y el siguiente:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxCarmesí
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxsantidad
xxxxxxxxxxxxxxxxxxcarmesí
xxxxxxxxxxxxxxxxxde un crisantemo Flash
xxxxxxxxxxxxxxxxhierve
xxxxxxxxxxxxxxxen tu pubis de bahías
xxxxxxxxxxxxxxy en tus ojos
xxxxxxxxxxxxxy en las cruces de tu alma

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 83.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxxy en las cruces de tu alma
xxxxxxxxxxxmi pecho ensayando ímpetus.
xxxxxxxxxxOh Schneider
xxxxxxxxxen ti xen tus escollos
xxxxxxxxen tus mensajes
xxxxxxxcrisantemos Flash
xxxxxxciegos como vigías
xxxxxen ti
xxxxen tus flamencos
xxxen tu vientre nocturno y sacrílego
xxtan en mí
xseré numerosísimo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 84.

.

.

.

.

.

seré numerosísimo.
xOleaje de cuervos marinos
xxciego como un horóscopo
xxxte extenderá mi cuerpo
xxxximprimiéndote
xxxxxy repiqueteo
xxxxxxy fulminante
xxxxxxxy afligiéndote
xxxxxxxxdesvalijaré tus muslos
xxxxxxxxxabiertos
xxxxxxxxxxinvitación
xxxxxxxxxxxy aventureros

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 85.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxy aventureros
xxxxxxxxxxlos lirios llovidos de tu dolor.
xxxxxxxxxAh xtodo mi sentir
xxxxxxxxrepitiendo ansias
xxxxxxxentrelazándote
xxxxxxy devorándote
xxxxxoh xxxxxjuro
xxxxque habrá un éxtasis
xxxen tu letanía
xxen tu frágil
xletanía de pómulos y colorete

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 86.

.

.

.

.

.

letanía de pómulos y colorete.
xTodo
xxtodo mi sentir
xxxmi ser entre tus seres
xxxxespejismo entre espejos
xxxxxoh febril
xxxxxxmi corazón brujea
xxxxxxxy febril te augura
xxxxxxxxtu corazón mañana
xxxxxxxxxcrueles
xxxxxxxxxxclaridades en tus senos
xxxxxxxxxxxen tus astros en tus ritmos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 87.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxen tus astros en tus ritmos
xxxxxxxxxxno amaino y no amainaré.
xxxxxxxxxÍzame
xxxxxxxxy endiósame
xxxxxxxy atrévete
xxxxxxy sucede
xxxxxoh Schneider
xxxxyo te ordeno que sucedas
xxxen mi pecho
xxy en tus espinas
xy en mis evangelios.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 88.

.

.

.

.

.

y en mis evangelios.
xOh quiero congregarte en mí
xxquiero celebrarme
xxxquiero despeñar
xxxxtus crisantemos
xxxxxy mis sílabas
xxxxxxmis intemperies
xxxxxxxy tus mejillas
xxxxxxxxmi salvación
xxxxxxxxxy tus músicas
xxxxxxxxxxquiero cabalgar tus pánicos
xxxxxxxxxxxsolitarios como mundos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 89.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxxsolitarios como mundos
xxxxxxxxxxxmis terrores y tus ciclos.
xxxxxxxxxxSchneider
xxxxxxxxxquiero invadirte
xxxxxxxxquiero invadir
xxxxxxxtus eclipses de luna
xxxxxxy los tatuajes de tu nuca
xxxxxtu belleza
xxxxy tus transparencias
xxxquiero invadirte
xxcon la menor de las furias
xcon la mayor de las vidas.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 90.

.

.

.

.

.

con la mayor de las vidas.
xPiratearemos
xxy picotearemos
xxxy forcejeando
xxxxy forcejearemos
xxxxxy tus muslos como nuevas teologías
xxxxxxy tus planetas
xxxxxxxy sus volcanes
xxxxxxxxy tu pubis en abanico
xxxxxxxxxy sus enjambres
xxxxxxxxxxoh xqué doloroso
xxxxxxxxxxxqué doloroso será invadirte

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 91.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

AQUÍ EMPIEZA EL FELIZ MUNDO CONOCIDO

.

AQUÍ EMPIEZA EL FELIZ MUNDO CONOCIDO

Ser conscientes del tiempo que perdimos desplazándonos de un cuerpo a otro cuerpo. Reconocer que no dejaron huella, sólo asco. Arrepentirse del dolor y hasta de la risa, si la hubo. Volver limpios y ligeros a nuestras propias y luminosas sombras.

.

.

.

.

Bono, Isabel. Hielo seco. Sevilla; Ed. La Isla de Siltolá, 2015.

.

POR AQUÍ PASÓ UN RÍO

.

qué manso el tiempo en que fuiste

.

xxxxxxxxxxxxxxqué cruel el tiempo en que no

.

.

.

.

.

pienso

.

en nuestra casa vacía
en la urna con tus cenizas
en el balcón con tus plantas muertas
en nuestro perro aprendiendo a estar solo

.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxtiemblo

.

.

.

.

.

me llama entre lágrimas
abrió su armario
y encontró dos camisas nuevas
que le compró antes de ponerse enferma
aún no las había estrenado

.

un nudo en la garganta
y los dos en silencio

.

.

.

.

.

pasó

.

el tiempo del escalofrío

.

in
ter
mi
ten
te

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxa mi padre

el dolor en tus ojos
no hice preguntas

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEncontrarás en medio un gran cofre, con un perro sentado
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsobre él. El animal tiene los ojos tan grandes como tazas
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde té, pero no has de temerlo.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxHans Christian Andersen

todo lo que queda
es eco
xxxxxxxxxxxxxxxxxxla casa
tus cuadros
xxxxxxlos libros
y un perro

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx¿Lo recuerdas aún, qué era una casa?

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxCasa, un bolsillo en el abrigo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde enero para la tormenta…
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxAdam Zagajewski

septiembre
fuiste a urgencias y te tocaron «algo en la cabeza»
comenzó un tiempo de daños, de fugas

una familia antes del hundimiento no se hace preguntas

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxHuida al bosque, la hija
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxse alimenta de animales silvestres.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxDuerme, bebe.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxRespira como un pez.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSepara los labios. Baila en círculos.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxCansadas las piernas, reposa.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxAnhela temas sutiles, sensatos.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxUn más allá del universo negro.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNo ser árbol
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxni permanecer.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEscondites, Pilar Adón

hubo un tiempo
xxxxxxxxxxxxxtuve una casa
xxxxxxxxxxxxxxxxxxy fuimos una familia

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSolo importa saber cuándo cruzar.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxIr o venir y siempre:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxestar.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNatalia Carbajosa

—¿mamá, cómo me río?
Se había caído mi primer diente y me daba vergüenza reírme
con la boca abierta dejando ver el hueco

—ríete como tú te ríes
no pasa nada

me mirabas con ternura
en el único estudio fotográfico que había en el pueblo

en la foto mi sonrisa grande ya muestra una ausencia
y no pasa nada

.

.

.

.

Carnacea, Ángeles. por aquí pasó un río. Murcia; Ed. Raspabook, 2021.

.

ENTRE CHICAS FUGITIVAS Y PARÍS

.

LA CHICA FUGITIVA

Desde que ella se escapó de casa
algo realmente raro la persigue;
ha sido su paranioa constante.
Como un insecto, se ciñe a la tierra.
Y no importa donde vaya, la sigue.

Detrás de ella, en la distancia
puede oír a su madre dando voces, dando voces;
pero no puede volverse atrás.

.

.

.

.

.

UN FETICHE PASTORAL

El viejo Mac Donald lleva zapatos fuertes de trabajo
en su paseo a través del campo de lilas y dientes de león
Es un soldado de asalto, como una máquina temblorosa de Klee, da patadas en el suelo
Aplasta una lila aquí; aplasta otro diente de león allí,
aquí, allí, por todas partes (no tiene ni pizca de piedad)
crujido aquí y un crujido crujido allí
crujidos por todas partes…

Llega un momento en que tiene que parar
se quita los zapatos; se va a la cama…
ah, ahí es cuando el viejo Mac Donald está en la gloria.
La sangre verde y el cuero cubierto por una costra de barro eso es lo que más le gusta
Es su costumbre el dormir con su nariz junto a los dedos de los pies
para que toda la noche pueda roncar en el olor pegajoso
de lilas y dientes de león asesinados.
Es el mayor placer del viejo hijoputa.

.

.

.

.

.

CAMBRIDGE, PRIMERAS IMPRESIONES

xxxxx5

Cansado de andar
Cansado de no ver nada
Miro desde una ventana
xxxque pertenece a alguien
xxxlo bastante amable para dejarme mirar

Y desde una ventana Cambridge no es demasiado horrible.
Es una gran sensación el saber
xxxque desde una ventana
Puedo llegar hasta libros hasta latas de cerveza hasta pasados amores,
Y de todos ellos sacar suficientes sueños
xxxcomo para escaparme por una puerta trasera.

.

.

.

.

.

EL PUMA EN EL ZOO DE CHAPULTEPEC

Gato largo suave lento veloz blando
¿Qué partitura, de quién la coreografía que bailaste
xxxcuando dejaron caer el telón final?
¿Puede semejante gracia ponderosa permanecer
xxxaquí, en total soledad, en este escenario de 3 por 6?
¿Te darán tal vez otra oportunidad para recorrer
xxxlas sierras con tus danzas?
Qué triste pareces; mirándote
xxxpienso en Ulanova
xxxencerrada en alguna pequeña habitación amueblada
xxxde Nueva York, en el este de la Calle 17
xxxen el sector puertorriqueño.

.

.

.

.

.

ECCE HOMO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx—cuadro de Theodoricus—

Dentro de los pies y manos heridas
los fragmentos de heridas anteriores (casi curadas)
como negras almendras incrustadas
son suficiente respuesta—
los clavos entraron a través del hombre hasta Dios.

La corona de espinas (¡una idea soberbia!)
y la lanzada en el costado (¡una atrocidad!)
sólo penetraron al hombre

Yo he visto muchos cuadros de este tema;
los mismos sufrimientos,
materias de prueba: ecce signum
la misma cara triste;
los he olvidado a todos.
Oh Theodoricus, juventud, vaguedad, culpa mía; ¡pero también tuya!
¡Qué dolor! esto
imposible de olvidar.

.

.

.

.

.

EN LAS PAREDES DE UNA TRISTE HABITACIÓN AMUEBLADA…

Cuelgo viejas fotos de las chicas de mi niñez—
Roto el corazón me siento, el codo en la mesa,
La barbilla en la mano, estudiando
xxxlos ojos orgullosos de Helen
xxxla boca débil de Jane
xxxel pelo dorado de Susan

.

.

.

.

.

ECHO DE MENOS A MIS QUERIDOS GATOS

Mis manos de acuarela ya no tienen gatos
aquí sentado solo en la obscuridad
mi cabeza en forma de ventana se dobla por tristes colgaduras
ya no tengo gatos estoy casi cerca de la muerte
detrás mío cuelga de la pared mi último gato
muerto por mi bebida habitual hinchado
Y en todas mis otras paredes del ático al sótano
cuelga mi triste vida de gatos.

.

.

.

.

.

TENGO 25 AÑOS

Con un amor una locura por Shelley
Chatterton xRimbaud
y el menesteroso parloteo de mi juventud
xxxse ha abierto de oreja a oreja:
xxx¡ODIO A LOS VIEJOS POETAS!
Especialmente los viejos poetas que se retractan
que consultan a otros viejos poetas
que hablan de su juventud en susurros
diciendo: —Yo hice de aquéllos entonces
xxxxxxxxxpero eso era entonces
xxxxxxxxxeso era entonces—
Oh yo querría tranquilizar a los viejos
decirles: —Soy vuestro amigo
xxxxxxxxlo que una vez fuisteis, a través de mí
xxxxxxxxlo seréis de nuevo—
Luego de noche en la confianza de sus hogares
arrancaría sus lenguas-para-disculpas
xxxxxxxy robaría sus poemas.

.

.

.

.

.

TRES

xxxxx1

El cantor callejero está enfermo
acurrucado en el portal, aferrándose a su corazón.
Una canción menos en la noche ruidosa.

.

.

xxxxx2

Fuera de la tapia
el envejecido jardinero planta sus esquilas
Un nuevo joven
ha venido para recortar el seto

.

.

xxxxx3

La Muerte llora porque la Muerte es humana
se pasa todo el día en una película cuando muere un niño

.

.

.

.

.

PARA MILES

Tu sonido es impecable
xxxpuro & redondo
xxxxxxsagrado
xxxcasi profundo

Tu sonido es tu sonido
xxxverdadero & de dentro
xxxuna confesión
xxxconmovedora & hermosa

Poeta cuyo sonido es tocado
xxxperdido o grabado
xxxpero oído
xxx¿eres capaz de recordar aquella noche del 54 en el Open Door
xxxcuando tú & bird
xxxos enrollasteis a las cinco de la mañana con una partitura
xxxasombrosa pero inimaginable?

.

.

.

.

.

ANOCHE CONDUJE UN COCHE

Anoche conduje un coche
xxxsin saber conducir
xxxni tener un coche
Conduje y atropellé a
xxxgente que amaba
xxx…fui a 180 por un pueblo.

Me paré en Hedgeville
xxxy me dormí en los asientos traseros
xxx…excitado por mi nueva vida.

.

.

.

.

.

PARÍS

Ciudad niña, ciudad abril,
Espíritus de ángeles acurrucados en los portales,
Poetas, gusanos en el pelo, maravillosos Baudelaire,
Artaud, Rimbaud, Apollinaire,
Mira la ciudad noche—
Informadores y conserjes,
Infortunio montparnassiano, Notre Dame de muerte,
Hacia el círculo de la noche miran, cúpula heredada desde generaciones atrás.
Hugo y Zola sepultados juntos
Trampa mortal de Arlequín
El Sena genera barro ominoso,
La Eiffel baja la vista —ve arrastrarse la hormiga Apocalíptica,
Ciudad sin Nueva York,
Ciudad de alemanes muertos mucho tiempo ha
Ciudad de muñecas de Mamá Guerra.

.

.

.

.

Corso, Gregory. Gasolina y otros poemas de Gregory Corso (Trad. Diego A. Manrique). Barcelona; Producciones editoriales, 1980.

.

LA RISA DE DIOS

.

Nuestras palabras
nos impiden hablar.
Parecía imposible.
Nuestras propias palabras.

xxxxxxxxxxxxN. 0.

.

.

.

.

.

Juro
que cuando vi
por primera vez
a Nadezhda Zelova
el azul era más blanco
que el blanco más puro.
Pero ignoro
lo que eso significa.

xxxxxxxxxxxxN. 6.

.

.

.

.

.

Cuando se negaron
a admitir a Markowitz
en El Ojo Tuerto
por no haber sido pirata
y Markowitz
ahogó a Stirling
con sus manos de hierro
supe que tendríamos problemas.

xxxxxxxxxxxxN. 8.

.

.

.

.

.

Markowitz
encendió la luz
y la oscuridad
se durmió.
Discutíamos en voz baja
y pensé
que la araña más grande
semejaba una fortaleza
más bien pequeña.

xxxxxxxxxxxxN. 11.

.

.

.

.

.

Pronto descubrimos
que las supuestas arañas
no eran sino
manchas mecánicas
de tinta china
y Nadezhda atrapó
uno de aquellos ingenios
con la seda de su pañuelo.

xxxxxxxxxxxxN. 12.

.

.

.

.

.

La mayor
de las falsas arañas
escribió un adjetivo y medio
con su propia sustancia
en la pared sur
del cuarto secreto
y no pude por menos
de elogiar
su inimitable caligrafía.

xxxxxxxxxxxxN. 14.

.

.

.

.

.

Podríamos
haber buscado a la araña
partiendo del rastro de asombro
que dejó en los ojos de Markowitz
pero el cuarto iluminado
encerraba
misterios y misterios
que no nos permitían salir.

xxxxxxxxxxxxN. 21.

.

.

.

.

.

Imaginábamos
manchas de tinta simpática
xxxpegasos
xxxxxxleviatanes
xxxxxxxxxy quimeras
xxxciudadelas
xxxxxxy puentes levadizos
y no nos cansábamos de imaginar.

xxxxxxxxxxxxN. 30.

.

.

.

.

.

Markowitz
xxxnos pedía
xxxxxxa punta de daga
xxxxxxxxxy cuchillo
que no lo dejáramos : : : :
xxxxxxxxxixxxxxxxx: solo :
xxxxxxxxxxxxxxxxxx: : : :

xxxxxxxxxxxxN. 72.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxSalgamos
xxxxxxya han olvidado
xxxque Stirling existió
que Stirling existía
xxxxxxcomo
xxxxxxxxxxxxexiste
xxxxxxxxxxxxxxxxxxmi angustia.

xxxxxxxxxxxxN. 101.

.

.

.

.

.

Mi angustia
es el eco
de la risa de Dios.

xxxxxxxxxxxxN. 102.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

REQUIEM POR “BIRD” PARKER

.

REQUIEM POR “BIRD” PARKER,

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSEGUNDA VERSIÓN

esta profecía llegó por correo:
en la última matanza de pájaros
un pájaro llegado de la nada sobrevivirá
y no se lamentará
y el pájaro llegado de la nada será un pájaro lento
un pájaro largo largo
en alguna parte hay una habitación
en una habitación
en la cual un viejo saxo

xxxdescansa en un rincón
como un puñado de arroz
pensando en BIRD

primera voz

hey, tío, BIRD ha muerto
han encerrado su saxo en algún sitio
pusieron su saxo en un rincón de algún sitio
¿dónde está el saxo, tío, dónde?

segunda voz

al cuerno el saxo
¿dónde está BIRD?

tercera voz

se fue
BIRD estaba más ido que el sonido
rompió la barrera con un arrullo del saxo
BIRD estaba más alto que la luna
BIRD también se sostenía por encima de un tejado
como un monje estrambótico descendió
el saxo en las manos, por encima de todos
mirando desde arriba a aquellos tipos
con estrambóticos ojos medio cerrados
diciendo para sí: “yeah, yeah”
como si nada importara nada en absoluto

cuarta voz

al principio de la borrachera nocturna
solo en el escenario de su ático
BIRD asió una flor negra en su mano negra
sopló con su saxo hacia el cielo
llegó hasta el cielo fantásticamente y a medio camino
del humanamente fatigado uso de las cosas
BIRD lanzó una efímera variación
una forzada rata rítmica
y las estrellas no sabían qué hacer
entonces llegó un pájaro de la nada

tercera voz

yeah, un pájaro de la nada—
mientras BIRD estaba soplando
otro pájaro llegó
un pájaro irreal
un pájaro de la nada de grandes alas arrastradas
BIRD no le hizo caso; simplemente siguió soplando
y el pájaro grimoso siguió acercándose

primera voz

exacto, eso es lo que yo he oído
el pájaro que arrastraba las alas aterrizó frente a BIRD
miró a BIRD directamente a los ojos
BIRD dijo “corta”
y siguió soplando

segunda voz

pues parece que BIRD dio el corte al pájaro carca

primera voz

sólo durante un rato, tío
el pájaro de la nada empezó a echar espuma por la boca
haciendo todo tipo de disonancias
“tío, hazlo en otra parte”, le rogó BIRD
pero el pájaro de la nada siguió arriba y abajo
como un viejo tacaño con un plan miserable

tercera voz

yeah, para entonces BIRD se había dado cuenta de que
aquello era una pasada
BIRD estaba a punto de marcharse, cuando de repente
el pájaro de la nada hundió su burbujeante cabeza
en el tubo del saxo de BIRD
cabreado, BIRD sopló una nota larga y loca

primera voz

fue su última nota, tío, la última
el pájaro que arrastraba las alas metió muerte en la garganta de BIRD
y todo el edificio tembló
cuando BIRD dejó caer su saxo
y el cielo se puso más negro… más negro
y el pájaro de la nada envolvió a BIRD con sus alas fangosas
hizo caer a BIRD
hasta el fondo

cuarta voz

BIRD ha muerto
BIRD ha muerto

voces primera, segunda y tercera

yeah, yeah

cuarta voz

llorad por BIRD
pues BIRD ha muerto

voces primera, segunda y tercera

yeah, yeah

.

.

.

.

Corso, Gregory. Gasolina y otros poemas de Gregory Corso (Trad. Diego A. Manrique). Barcelona; Producciones editoriales, 1980.

.

EL HIDROAVIÓN DE K.

.

A la izquierda
del intrépido funcionario
se eleva una colina verde
de folletos propagandísticos
folletos que danzan
en torno a una única
frase
doctrinal y pedagógica:
Drogas menores
Para los menores de edad.
Esta locución
repetida en todas las escuelas
californianas
a la hora de la comida.

xxxxxxxxxxxxxxC. 57.

.

.

.

.

.

En Buck Square
el hombre moreno
xxxvendedor de estupefacientes
espera con impaciencia
el regreso de su ayudante
xxxBill Verschuren
xxxse ha atrevido a interrumpir
xxxun paseo de trabajo
xxxal estilo californiano
xxxpara.
xxxSabed
xxxque el papión sagrado
xxxvive tan sólo
xxxen la calenturienta imaginación
xxxde cierto escritor fracasado.

xxxxxxxxxxxxxxC. 86.

.

.

.

.

.

Escritor fracasado
que forzó la puerta principal
de mi pequeño
piso de soltero
para llevarse

de las hojas
que yo había mecanografiado
con mi Riemman eléctrica
xxxuna Mae nueva
y sustituirlas
por otros tantos folios
impregnados de la más despreciable
literatura onírica.

xxxxxxxxxxxxxxC. 87.

.

.

.

.

.

El parecido
xxxmuy superficial
que guardan los folios
abandonados a su suerte
en mi piso de Richworld
con aquellos que me fueron robados
folios pertenecientes
al texto provisional
de la obra
xxxPhil K.
a la que consagro actualmente
lo que el pretencioso
escritor fracasado llamaría
mi tiempo original.

xxxxxxxxxxxxxxC. 88.

.

.

.

.

.

Desde la dorada
tribuna Lishman
del Club de Literatos Famosos
propongo internar
al escritor fracasado
en el Hospital Psiquiátrico
de Deshabituación
junto a los toxicómanos
que no lo son aún
junto a los enfermos
más peligrosos.

xxxxxxxxxxxxxxC. 92.

.

.

.

.

.

Conozco
a todas
las secretarias aromáticas
de labios azules
que viven en California
y os aseguro
que Marie no es más que
el nombre de un sueño
del escritor fracasado.
Despidámonos
de ella
para siempre.

xxxxxxxxxxxxxxC. 94.

.

.

.

.

.

El escritor fracasado
mintió más de dos veces
al referir
cierto sueño
de Kierkegaard.
Voy a contaros
ese mismo sueño:
xxxLlueve.
xxxLa mujer de Laos
xxxse acurruca
xxxovillo de piel azul.
xxxPaisaje
xxxde charcos amarillos.
xxxEl cielo
xxxes una fotografía
xxxdel cielo del año anterior.

xxxxxxxxxxxxxxC. 96.

.

.

.

.

.

Lo que el escritor fracasado
hubiera escrito
si
xxxxxxxxxx:

.

xxxxxxx.
xxxxxxxxxxxxx.

.

xxxxxxxxxx.
xxxxxxxxxxx.

x

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx.

Profetizar es fácil
xxxpara un profeta.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

LOS REGALOS DE LOS AMIGOS (123)

.

Pues acaba de llegar a casa ‘Imágenes nucleares y otros poemas’ de Óscar Hahn, publicado por Cartonera del escorpión azul, junto a algunos Manuales de instrucciones más, entre los que había un par que no tenía (el resto serán para darle difusión a aquella maravilla).

Si quieren ponerse en contacto con ellos para conseguir alguna de las joyas que ya tienen publicadas o de las que vendrán, solo tienen que mandarles un e-mail a lacartoneradelescorpionazul@gmail.com. Y si quieren echarle un vistazo a lo que van haciendo, solo tienen que echarle un vistazo a su página de Facebook.

.

GASOLINA Y OTROS POEMAS DE GREGORY CORSO

.

LA DAMA VESTAL DE BRATTLE

Dentro de unas delicadas ruinas grises
la dama vestal de Brattle
se levanta con el amanecer, tal como es su costumbre,
alzando un visillo.

Zapatillas de huesos de cisne renuevan sus envejecidos pies;
se escurre dentro de un cuarto exterior…
echa leche vieja para un gato viejo.

Fuerte y ocasionalmente joven, ella sube,
mira hacia abajo; se asoma a una tinaja llena de vino,
y con los brazos extendidos como alas,
se deleita con la imagen de niña que se forma abajo.

Desperanzada, introduce un dedo sin sol
a lo largo de los ojos líquidos; en la obscuridad
la niña desciende en espiral; se ahoga.
El dolor la hace abalanzarse hacia adelante —la cara absorbe todo—
la boca sobre la boca rota, ella bebe…

Dentro de unas delicadas ruinas grises
la dama vestal de Brattle
está despierta y moviéndose, tal como es su costumbre,
ebria de niña.

.

.

.

.

.

SUICIDIO EN EL GREENWICH VILLAGE

Brazos extendidos
Manos aplastadas contra el marco de la ventana
Ella mira hacia abajo
Piensa en Bartok, Van Gogh
E los chistes del New Yorker
Ella cae

Se la llevan con un Daily News sobre su cara
Y un tendero echa agua caliente sobre la acera.

.

.

.

.

.

EN EL DEPÓSITO

Recuerdo haber visto sus fotos en los periódicos;
Desnudos, ellos parecían más fuertes.
La bala en mi estómago probaba que estaba muerto.
Observé al embalsamador desatornillar la tapa de cristal.
Me examinó y sonrió ante mi diminuta-vida-muerta
Luego se volvió hacia los dos cuerpos al otro lado
Y siguió desatornillando.

Cuando estás muerto no puedes hablar
Pero sientes como si pudieras hacerlo.
Era divertido observar a aquellos dos gangsters
enfrente mío intentando hablar.
Abrían sus labios delgados y mostraban dientes grisazulados;

El embalsamador, todavía sonriente, regresó a mi lado.
Me agarró y como una madre haría con un niño
Me recostó en una mecedora.
Me dio un empujón y me mecí.
El estar muerto no significaba nada
Todavía sentía dolor por donde me atravesó la bala.

¡Dios! ¡el ver a los dos gangters desde este ángulo era realmente extraño!
No tenían la misma pinta en los periódicos.
Aquí eran jóvenes y estaban afeitados y bien formados.

.

.

.

.

.

SALOMA DEL MAR

Mi madre detesta el mar
especialmente mi mar;
La avisé que no lo hiciera;
era todo lo que podía hacer.
Dos años más tarde
el mar se la comió.

En la orilla encontré una extraña
pero maravillosa comida;
Pregunté al mar si podía comerlo,
y el mar me dijo que podía.
—Oh, mar ¿qué pescado es este
tan tierno y tan dulce?—
—El pie de tu madre —fue su respuesta.

.

.

.

.

.

LA SACUDIDA

Tejí la oración de otro hombre
con el viento de mis palabras
y el dios de otro hombre
me respondió con la muerte.

Vino en la forma de una boca
y besó mi boca con un aliento.
Aliento apasionado; aliento frío,
congelando mi cuerpo en nieve sin vida.

Flotó ante mí, sonriendo;
y pronto el sol apareció.
Me derritió,
y la boca se arrodilló para beber mi terrible flujo.

.

.

.

.

.

HOMBRE DE NUEVA YORK

Ha venido a Cambridge
Está de pie tras mi puerta
Es un hombre de Nueva York;
tiene grandes ojos de neón
y su mirada derrama
jazz sobre el suelo
¿Pero está realmente allí?
Podría ser una radio,
un organillero
alucinando allí.

Podría muy bien ser yo mismo
visitándome en jazz
temeroso de llamar.

.

.

.

.

.

A PRIMERA HORA DE LA MAÑANA

A primera hora de la mañana
xxxxxal lado de la chica que se ha escapado
xxxxxde casa mano-en-el-bolsillo silbando juventud
Veo al Deseador renqueante babeante
Sus piernas negras… la pipa de carozo y el bastón
El largo mugriento abrigo y las uñas
xxxxxmanchadas de sangre
Está esperando
xxxxxxxxxxxxxxxpegado contra los árboles.

.

.

.

.

.

EL CABALLO ESTABA EXPRIMIDO

En una habitación una cucharilla sobre el fuego
estaba preparando su deseo secreto.

Cuando todo estuvo preparado agarró un cinturón
y se apresuró antes de que el caballo pudiera derretirse

Se ató el cinturón alrededor del brazo;
limpió la jeringa para que no hiciera daño

y apretó, apretó el cinturón en busca de una vena.
Tiró y el brazo comenzó a dolerle.

Afianzando su mano esperó al bulto—
esperó el sueño al cual se abandonaba.

Y llegó y la jeringa lo llenó de gozo.
Pero el caballo estaba exprimido y no hubo ningún gozo.

Cayó al suelo sin hacer ruido
y sacudió su cabeza como un tiovivo.

Luego se frotó y tembló y se tiró del pelo,
Y vomitó aire, nada más que aire.

En la obscuridad de la noche se revolvió y gimió.
Oh, nunca hubo un pobre hombre tan colocado.

.

.

.

.

.

EL CRIMEN

Hacia el interior de un ardiente animal su crimen
rabió su amargada ocultación de humanidad
e hizo vacilar la risa de una joven
con un ensordecedor torrente de sangre animal

Juntos comieron una rosa
y juntos secaron sus lágrimas
sobre las cenizas y los restantes trozos de pieles

Se amaron y amaron
hasta que sus ojos se cayeron dentro de sus cuerpos
y sus caras enflaquecieron

.

.

.

.

.

ESTO ES AMÉRICA

xxxxxxxxxxEsto es América y yo me divierto aquí dentro
xxxxxcon una abundancia de música y lunáticos
xxxxxcon una boca que no puede cantar
y amo a una mujer
xxxxxy odio al resto y lo haré
con cualquier cosa con faldas
xxxxxde diez a cincuenta años
xxxxxy si tienen cincuenta, mejor

xxxxxxxxxxEsto es América y hay mucha más
xxxxxdiversión aquí dentro
xxxxxy lunáticos
muchos que no cantan un pimiento
y muchos que lo hacen bien
xxxxxpero a quién le importa
xxxxxxxa mí

xxxxxxxxxxEn California yo canté
mi cultura del Este en el oído de un mexicano moribundo
xxxxxque no podía oír
y murió con una sonrisa en su cara
xxxxxEl hijoputa tenía tres dientes de oro
una onza de chocolate
un bolsillo lleno de peyote
y una mujer de catorce años.

.

.

.

.

.

LA PIEZA

Hombre Diablo Mandril—
Sea la trinidad de esto tan…
Entonces perderé este juego
De muerte ante un profesional.
Estoy demasiado agotado para competir
con usted, señor;
Usted es un maestro y yo, un aficionado.
Reza sentado, no te muevas—
Me podría complacer tremendamente, aunque
No me aplacaría, el que usted pasara
Algún tiempo conmigo
Para que yo, la pieza, entendiera.
Así ¿estoy en lo cierto al asumir
que hay ciertas reglas establecidas?
¿Y que el juego nunca fue pensado
para que lo jugaran tontos?
Está bien. ¿Y debo también asumir
Que si por ventura yo pierdo
Es derecho suyo el quitarme
Cualquier cosa que usted decida elegir?
Es razonable. Ahora pues,
Comencemos.
Y con toda modestia,
Que gane el mejor hombre.

.

.

.

.

.

EL HOMBRE SENTADO FUERA DE MI VENTANA

El tiempo en la quietud invernal de un jardín
no significa nada cuando descubres
que estás observando cómo las estaciones pasan solas;
no significa nada cuando descubres
tu dedo marcando tus pensamientos sobre una piedra.

.

.

.

.

.

TÚ, CUYA MADRE FUE LA AMANTE DE LA HIERBA

Tú, cuya madre fue la amante de la hierba en la estación más verde
nacerás bastardo en sus cálidas manos verdes
y ella será efímera
y no tendrá tiempo suficiente para enseñarte el sol
xxxy la lluvia y el viento
pero tú te mecerás te mecerás en sus cálidas manos verdes
hasta que la estación celosa la asesine
¡y llega el invierno!
No serás lo bastante mayor como para andar
xxxpara aplastar la nieve que le entierra
tu madre te llevará sobre su cabeza
te sostendrá muy cerca del viento
y el viento se cobijará en tu oído
un lugar donde ninguna hierba crece.
las más lentas de las nubes serán las guías de tu madre
ella las seguirá
xxxllevada entre la niebla hasta un suelo de asfalto
donde, al final del viaje,
te dejarán como huérfano en una ciudad de asfalto…
y no crecerá ninguna hierba allí y no quedará ninguna nube.
Tu madre— tu madre volverá a otra estación,
a otro amante de hierba, y su amante no sobrevivirá.
El invierno persigue a tu madre, la quiere para él
sus celos hacen de todos nosotros bastardos.

.

.

.

.

Corso, Gregory. Gasolina y otros poemas de Gregory Corso (Trad. Diego A. Manrique). Barcelona; Producciones editoriales, 1980.

.

LA CANCIÓN DE VAN HORNE

.

Mientras uno de los individuos
de nacionalidad china
derramaba líquido inflamable
en el salón de actos número 16
Manfred Zimmermann
de soltero Manfred Lane
uno de los secretarios más inteligentes
de la firma
32 años doctor por Princeton
muy aficionado al tenis
abrió fuego con la metralleta reglamentaria
haciendo blanco
en dedo pulgar mano derecha tórax abdomen.
Brillante ráfaga
¿desea ingresar en el Cuerpo de Policía?
dijo luego John Matson
el jefe
el bromista J. Matson
de Denver
xxxxxxxxxxantiguo Colorado.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 17.

.

.

.

.

.

Afectado por la onda expansiva
de la potente bomba de mano
que él mismo había arrojado
el individuo al que
por comodidad
llamaremos W. Wang
quedó tendido cuan largo era
sobre la mullida alfombra rosa del recibidor
momento que aprovechó
Manfred Zimmermann
para descargar un fuerte golpe
en la nuca del asesino
con el viejo pisapapeles.
Zimmermann se hace luego
con el fusil ametrallador de Wang
y dispara sobre
tórax abdomen dedo pulgar mano derecha
el rostro imperceptiblemente
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcontraído.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 26.

.

.

.

.

.

Manfred Zimmermann dispara al
dedo pulgar mano derecha de Wang
advirtiendo a continuación
que el dedo pulgar
tocado en su base
se ha desprendido del conjunto de la mano.
Presa del lógico nerviosismo
dominado por un impulso irracional
Zimmermann coge el dedo pulgar de Wang
y lo tira lanza arroja
por una de las ventanas
de la cara sur del edificio Zimmermann
ventanas desnudas tras la bomba.
El dedo se dirige
hacia los balcones
de los pisos más bajos de la calle Stirling
sin encontrar obstáculos
que se opongan a su vuelo.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 27.

.

.

.

.

.

Todos hemos comprobado
la extraordinaria cabida
de los bolsillos de Vanderbilt.
Los múltiples bolsillos
bajo los ojos de Vanderbilt
podrían contener
una docena de artículos de regalo.
Algunos creen
que Rip deseaba extraer
su gruesa billetera de tratante de ganado.
Quizá sí quizá no.
Vanderbilt sacó la Magnum
y no rectificó
no está dispuesto
a aceptar un solo corte
en la película de su vida.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 76.

.

.

.

.

.

El Matson Square Garden
se tambalea
el Matson Square Garden
es ahora un grito
mil rugidos.
El boxeador de calzón azul
se tambalea
todos se tambalean
sobre sus asientos
el boxeador de calzón azul
dobla sus rodillas
sus rodillas besan la lona
y Vanderbilt distingue
su propio rostro tumefacto.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 101.

.

.

.

.

.

La canción de Van Horne

.

dice tan poco acerca de Van Horne.

.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 001.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

HOLA…

.

HOLA…

Es desastroso ser un ciervo herido.
Soy el más herido, los lobos me acechan,
y también mis debilidades
¡Mi carne está atrapada en el Gancho Inevitable!
Cuando niño vi muchas cosas que no quería ser.
¿Soy la persona que no quise ser?
¿Esa persona que-habla-consigo-misma?
¿Esa persona de-la-que-se-burlan-sus-vecinos?
¿Soy aquél que, en las escalinatas de los museos, se duerme recostado?
¿Llevo la ropa de un hombre que ha fracasado?
¿Soy un hombre chiflado?
En la gran serenata de las cosas,
xxx¿soy el pasaje del que más se ha prescindido?

.

.

.

.

Corso, Gregory. Gasolina y otros poemas (Trad. Diego A. Manrique). Barcelona; Producciones Editoriales, 1980.

.

CADA DÍA CONMIGO

.

OLVIDO

Siento dolor de mí,
De este olvido
Que llena mi memoria.
Traición al amor que dejara su esencia
En estas hojas secas del aromo.

Cuánta infidelidad
Tan sin querer.

¡Qué endeble el pensamiento del corazón!
Estos tallos secos
Quieren decir algo mío,
Despedida o encuentro.
Lágrimas o risas,
Prisioneras entre las hojas de un libro,
Guardan la emoción de un instante muerto,
Sin que yo me conmueva.

Siento una tristeza fría.

Algo de mí está muerto también.

.

.

.

.

.

HOMBRE ANÓNIMO

Quiso sonreír y no pudo.
Se le habían oxidado los labios.
Menos aún, cantar.
Intentó tararear una canción.
Y se escuchó en un sonido gutural
Desacompasado.
Imposible mirar hacia lo alto.
Rezar no sabía.

La nuca le pesaba como un ladrillo,
Metido a martillazos.
Se sabía hombre de madera y de papel.
Madera carcomida de derribos.
Papeles sucios de envolturas
Que vuelan por las calles.

Creyó que podía resistir
La lluvia y la tormenta.
Cansado de polvo y de caminos,
Arrastraba el yelo de la indiferencia.
De todos ignorado.

Se apoyó en una esquina roída.
Un charco sin reflejos
Lo acogió desplomado.

La noche era oscura, sin cielo
Ni voces compasivas.
Un despojo, una miseria que terminaba.

A sus ojos abiertos, sin mirada,
Se asomaban las estrellas.

.

.

.

.

.

SEMEJANZA

Junto al árbol lejano lleno de pájaros,
A la sombra dorada de sus ramas,
Está cantando un hombre.
Nadie le escucha.

Está cantando y parece que llora,
Nadie se acerca.
Está llorando y parece que canta.

La copla y el llanto se asemejan
Cuando es el corazón quien canta o llora.

.

.

.

.

.

REGRESO

Mírame a los ojos
Por si hallaras aún
El limpio azul que admirabas.

Coge mis manos
Por si conservaran, todavía,
Su cálido, suave, latir.

Quédate a mi lado
Sin palabras y escucha,
El hondo despertar de mi silencio.

.

.

.

.

Cegarra Salcedo, María. Poesía completa. Murcia; Editora regional de Murcia, 1987.

.

SACRIFICIO

.

xxxxx5

Centro .o .periferia. ¿Dónde .se .escancia .el .soplo? Todo
centímetro .vive .su .máxima .expresión y en la camilla la
amplitud es materia de reconquista. Centímetro uno. Esta
falange que ayer no emitía señal alguna…
Cada .aguja .un .centro. Agujas .que .hilvanan .para .que
recuerdes que ninguna red podrá sostenerte.
Disponibilidad .de .la .carne .hasta .dónde. .Frontera .que
reescribir hora a hora.
No es un estado, es una condición.
Estar enferma.
Puro centro, puro milímetro donde asentir lo humano.
También la felicidad de esta voz que acompaña.

.

.

.

.

.

xxxxx14

He tenido que llegar hasta aquí para reírme del suicidio de
mis pestañas.

.

.

.

.

.

xxxxx15

Habito en la circunscripción .del .miedo. No se puede pedir
más a esta suma de .átomos .desparramados: una aguja y
su desquite, otra llamada a la puerta, el ímpetu del médico
en su currículum.
Bastaría .con .retroceder .hasta .cuándo, llegar al dónde en
que .comenzó .todo .y .saltar, .serenamente, con la firmeza
del pájaro en extinción.

.

.

.

.

.

xxxxx20

Dilato mis pupilas .para .volver .a .nacer, aunque .a .decir
verdad los niños recurren .a .sus .ojos cerrados porque no
abarcan tanto estímulo. Nacen con las yemas de los dedos
ya .labradas. ¿Las .huellas .iniciales .del .sacrificio? Nacen,
crecen, se .reproducen .y .los .pliegues .primeros .aran .el
cuerpo a golpe de gesticulación. Nacen y crecen y quizá se
reproducen .para .cardar .el .tedio, para .intuir .lo .lineal o
alambrada que trunca. Nacen, como todos, sin migas para
el retorno, cáncer que no supe.

.

.

.

.

.

xxxxx30

El aislamiento y niños pseudoepilépticos con pantallas por
ojos. Pupila .cuadrada, .cerebro .romboide .que .suena .a
robot .infantil .como la de aquel anciano que va olvidando
la escritura. La generación de los selfi se relata a ritmo de
instantánea, construye su maldita biografía .porque quién
es .nadie .para .decirles .que .«no». .Presente .puro .para
narrar .que .están .comiendo xal xsol xen xun xchiringuito
cualquiera xo .que .este .cordero .lechal .está .divino. Las
comisuras del presente y .del .pasado .limadas en un «me
gusta» .porque .aquí .sólo .la .aprobación .de .los .demás.
Rehenes de una tecla. Distopía del viejo examen.

.

.

.

.

.

xxxxx31

Llega la pieza de fruta. Es la esperada. Exactitud que poco
revela en este espacio de leyes casi granizo .y .mi .cuerpo,
como .una .esponja .de .corcho, extiende una sonrisa que
concibo xmía xporque xdicen xla xprocepción. .Bulto xque
reflexiona.
Depender es tener que dar las gracias permanentemente.

.

.

.

.

.

xxxxx36

Como .reconocía .Pascal, quizá .la .única .manera que tenga
el xmar xde xconocer xla xmuerte xsea x.sentirnos x.en xél,
ahogándonos .sin .saberlo. ¿Ser .testimonio .del .transcurrir
ajeno .xacelera .xsu .xfin? x¿Entonces xlos xhospitales, xsus
anestesias, sus permanentes ceremonias de la confusión? El
marco .se .contamina .del .centro .y .la voz imperiosa en los
pasillos…

.

.

.

.

.

xxxxx39

Agua lustral y mortífera. Bosque de gotas sosteniéndose a
cada .segundo: .cambio .climático. No asusta .el .final y sí
esta cantarina sordera, el sacrificio que .se .creyó liviano e
hizo del hombre su propio salvaje. Jibarizador del segundo
y .tercer .mundo, linfático .balancín .de .otoño. Quizá .sólo
el .cavernícola xsupo xde xla xsangre xpara xel .equilibrio,
tormenta .exacta .del «tienes-te-doy». Colmillo .ancho .de
garra .leve, .tuyo .será .al .final .todo. Falta .léxico, .faltan
letras… Y el mundo era sólo un tanatorio azul…

.

.

.

.

.

xxxxx41

Sólo la idea de poder matarme me .ayuda .a .vivir. Charco
sin agua, luz .que .domina .la .posibilidad .del .ahogo. Luz
blanca que me ayudaste a coger aire y ahora estorbo para
ceder con .ligereza al final, casi .casi .resbalando, por esta
bilis inaudita y ancha sin paréntesis…

.

.

.

.

.

xxxxx46

¿Ir .xdeshaciendo, .xrevocando .xel .xcuerpo .xen .xformas
geométricas, para así suspender el dolor? La rótula circular,
los dientes algo rectangulares, el cuadrado .de .la palma de
la mano y así hasta que Euclides .pudiera explicarnos como
un .mapamundi .sin .huecos. La .idea .me .divierte. ¿Hasta
dónde .llegaría .la .amputación? ¿Qué quedaría de mí .en la
cama del hospital? Sonrío. Las .sábanas .quedan .a un lado,
sobrantes, como todo mausoleo.

.

.

.

.

.

xxxxx48

Cuando morir es una guerra en .la .que todos los bandos
están .de .acuerdo. Momento .azul .que .libera, síndrome
de Estocolmo que se convierte .en .verdad mineral o esta
plaza de rincones accesibles. Así se mitiga el dolor .en su
macabro .tráfico .de .días, así .la .esperanza en su rutina
absurda, .así .la .conciencia .en .su .irracional .comparsa.
Reconocer, entonces, que el minotauro acierta y devuelve
al mar sus muertos de carne galopante.

.

.

.

.

Agudo, Marta. Sacrificio. Madrid; Bartleby editores, 2021.

.

P.D. Échenle un vistazo a esta crítica que hizo Alberto García Teresa sobre ‘Sacrificio’.

.

LOS REGALOS DE LOS AMIGOS (122)

.

Acaba de llegarme a casa el nuevo libro que ha publicado Boria ediciones, ‘El arte de mantenerse a flote’, de Eric Luna.
Gracias otra vez a Luis por tenerme siempre en cuenta y, ya saben, de aquí a nada les muestro algo.

.

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más